Verba Volant (Never Write Bullshit)  Alberto Casari
bbblbbbr
Abertura

01 de outubro, 2016. horário 11:00

Período Expositivo

04 de outubro, 2016 a 26 de novembro, 2016

Press Release [PDF] ↓

Mantra para el siglo XXI

Tú tienes que desaparecer aunque no lo quieras y puedes contar solo contigo. Te dicen consume produce revienta y nadie los para; dicen, golpéate consume y revienta, muere y te dan duro. Pero uno que se alce, uno que se oponga uno que se levante y los mire de frente a los ojos, así de frente y a los ojos, sin cerrarlos ni parpadear y de pronto ruja fuerte como un león y les diga que vió chicos de Camboya trasplantados sobre los cielos de Paris, chicas peruanas en el infierno. Es que tú que crees que vienes a ver arte te has pasado la vida buscando un un un centro de gravedad permanente. No soy como tú me quieres, yo no soy como tú quieres que sea para detener el genocidio infame de especies salvajes, fauna flora humanos por doquier que gimen se golpean mueren resucitan languidecen, caminan impávidos, bailan y gozan sin saber que por ahí vaga la luz azul, azul es la luz y durará durará pero también se desvanecerá si es que no logramos escapar de la alienación cotidiana en los parques, autobuses, tú en tu casa querido amigo que crees que el arte es algo así, algo extraño. Hay gente diferente del otro mundo menos mal omnipresente, que se une y baila, camina con nosotros. Oigo una música y me da la clave, azul la música y me da la clave, tal vez encuentre algo con esta clave y salga de la estrecha vía, de este inmenso túnel. Uno no sabe, la luz puede que sea la clave, la clave improvisada por algún genio. Todos somos genios todos somos artistas todos vivimos buscando una emoción siempre más indefinible y es por eso que el silencio es vital, el grito es vital, la música azul es vital, el río de lana también va a parar al mar y allí llegaremos los dos cuando reventemos a menos que entres mi hermano conmigo al ciclo y comprendas que tú tienes que desaparecer aunque no lo quieras y puedes contar solo contigo. Te dicen consume produce revienta y nadie los para; dicen, golpéate consume y revienta, muere y te dan duro. Pero uno que se alce, uno que se oponga uno que se levante y los mire de frente a los ojos, así de frente y a los ojos, sin cerrarlos ni parpadear y de pronto ruja fuerte como un león y les diga que vio chicos de Camboya trasplantados sobre los cielos de Paris, chicas peruanas en el infierno. Es que tú que crees que vienes a ver arte te has pasado la vida buscando un un un centro de gravedad permanente. No soy como tú me quieres, yo no soy como tú quieres que sea para detener el genocidio infame de especies salvajes, fauna flora humanos por doquier que gimen se golpean mueren resucitan languidecen, caminan impávidos, bailan y gozan sin saber que por ahí vaga la luz azul, azul es la luz y durará durará pero también se desvanecerá si es que no logramos escapar de la alienación cotidiana en los parques, autobuses, tu en tu casa querido amigo que crees que el arte es algo así, algo extraño. Hay gente diferente del otro mundo menos mal omnipresente, que se une y baila, camina con nosotros. Oigo una música y me da la clave, azul la música y me da la clave, tal vez encuentre algo con esta clave y salga de la estrecha vía, de este inmenso túnel. Uno no sabe, la luz puede que sea la clave, la clave improvisada por algún genio. Todos somos genios todos somos artistas todos vivimos buscando una emoción siempre más indefinible y es por eso que el silencio es vital, el grito es vital, la música azul es vital, el río de lana también va a parar al mar y allí llegaremos los dos cuando reventemos a menos que entres mi hermano conmigo al ciclo y comprendas que tú

(volver a empezar y seguir recitando durante una hora)

(Firma de Alfredo Covarrubias)

Mais sobre Alberto Casari